¿Cómo funciona un Airbag?

Un airbag es una bolsa de aire que se instala como método de seguridad pasiva en un automóvil y debe ser complementaria al cinturón de seguridad. Se activa cuando se da una colisión, ya sea con otro vehículo o un objeto.
El airbag minimiza el riesgo de sufrir lesiones o golpes, especialmente en la cara, el tórax, el cuello y el fémur del conductor y los pasajeros. Existen varios tipos: frontales, laterales, de cortina y de rodillas. Los frontales son los que se ubican en el volante, frente al conductor y en el salpicadero en frente del acompañante. Los laterales están ocultos en el interior de las puertas. Los de cortina se encuentran situados en los laterales del techo por encima de las ventanas.
No se activan ante cualquier choque, si el golpe es leve, el cinturón de seguridad es suficiente para salvar una vida. La activación de un airbag se determina por la magnitud del choque, estructura y naturaleza del vehículo y ángulo de impacto, entre otros. Cuenta con un sistema de sensores que calculan la magnitud del impacto sufrido por el vehículo en los primeros instantes de la colisión. Una unidad de control evalúa la necesidad de activación de los distintos elementos y es allí cuando se activa. De acuerdo con las estadísticas del Departamento de Transporte en Estados Unidos, los airbags han salvado un estimado de 25.282 vidas entre 1975 hasta el 2007.